Consumo explosivo y cómo evitarlo

Tomarse un par de copas por ocasión no tiene mayores consecuencias, pero actualmente existe una práctica, principalmente entre las personas jóvenes, conocida como ‘Consumo explosivo’.

Esta práctica consiste en ingerir grandes cantidades de alcohol en un tiempo muy breve, y pese a que pueda parecerle atractiva a personas jóvenes, en realidad conlleva muchos riesgos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha revelado que el consumo nocivo de alcohol entre los jóvenes y adolescentes es un tema que se debe atender de manera prioritaria, ya que reduce el autocontrol y aumenta los comportamientos de riesgo entre este sector poblacional.

Este tipo de actitudes o prácticas muchas veces se dan debido a la presión que se presenta entre pares, es decir, son los mismos amigos o compañeros los que incitan a consumir bebidas con alcohol de esta manera.

En este sentido, es importante hablar con los jóvenes que conozcamos para hacerles saber que el consumo explosivo no es una práctica que deban realizar, y que ellos compartan entre sus amigos el conocimiento de los riesgos que conlleva, así como las alternativas que les permitirán disfrutar sanamente de unas copas si son mayores de edad.

Cabe recordar que para evitar el consumo explosivo, la OMS estableció la Unidad de Bebida Estándar (UBE).

De acuerdo a la OMS una UBE equivale a 10 gramos de alcohol. Bajo este parámetro, para el hombre es recomendable que no pase de 30 gramos diarios y en el caso de las mujeres 20, dejando dos días a la semana sin consumir bebidas alcohólicas, especificando que las cantidades recomendadas no son acumulables.

Así que ya lo sabes, comparte esta información para que el consumo explosivo deje de ser una práctica común.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Ir al Inicio