Dieta mediterránea para una #VidaSaludable

Una de las prioridades de la Fundación Pernod Ricard México es promover estilos de vida saludables, y parte importante de ello es alimentarse de una manera adecuada.

Existen muchas variaciones y estilos alimenticios que pueden seguir las personas, y si bien lo más recomendable es asistir con un nutriólogo para que diseñe una dieta pensando en las características de tu cuerpo y en tu estilo de vida, te hablaremos de un patrón alimenticio que es considerado en todo el mundo como uno de los más saludables: La dieta mediterránea.

¿Qué es la dieta mediterránea?

Este tipo de alimentación es considerado, más que una dieta, un estilo de vida, incluso una herencia cultural. La Unesco la declaró Patrimonio Cultural Inmaterial.

Hay varios rasgos distintivos de la dieta mediterránea, como el tipo de grasa utilizada en sus alimentos: aceite de oliva, pescado y frutos secos, también las proporciones en los nutrientes principales que guardan sus recetas, con cereales y vegetales como base de los platos y carnes sólo como una guarnición, además de la utilización de diversas verduras, hierbas aromáticas y condimentos.

Te compartimos algunos datos sobre este estilo de alimentación.

1. Utilizar aceite de oliva como principal grasa
El aceite de oliva es un alimento rico en vitamina E y en ácidos grasos que le confieren propiedades cardioprotectoras, además de que otorga a los platillos un sabor y olor bastante característicos.

2. Consumir frutas, verduras, legumbres y frutos secos en abundancia
Esto será la principal base de vitaminas, minerales y fibra, además de que también hidratan tu cuerpo. Lo recomendable es consumir cinco raciones de fruta y verdura cada día.

3. El pan no es tu enemigo
El pan y los alimentos provenientes de cereales deben ser consumidos a diario, pues aportan los carbohidratos que necesita tu cuerpo, además de que te dan energía para tus actividades diarias.

4. Entre más fresco, mejor
Lo mejor que puedes hacer es consumir los productos de cada temporada, pues aportarán más nutrientes.

5. Los lácteos son necesarios
Aunque existe la creencia de que no aportan nada bueno a tu cuerpo, consumir leche, yogurt y quesos es bueno, pues son excelentes fuentes de proteínas de alto valor biológico, te brinda minerales (calcio, fósforo, etc.) y vitaminas.

6. Consumir carne con moderación
La carne roja debe ser consumida con raciones muy delimitadas, y siempre acompañadas de algún guiso, pues el consumo excesivo de grasas animales no es bueno para la salud.

7. El pescado, un gran aliado
Consumir pescado debe procurarse por lo menos una o dos veces a la semana, ya que sus grasas tienen propiedades muy parecidas a las grasas de origen vegetal a las que se les atribuyen propiedades protectoras frente enfermedades cardiovasculares.

8. De postre, fruta
Las frutas son alimentos muy nutritivos que aportan color y sabor a nuestra alimentación diaria y son también una buena alternativa por la mañana y como merienda, otros bocadillos dulces como los pastelillos deben consumirse sólo de manera ocasional, no como parte de tu dieta diaria.

9. Agua, agua y más agua
Es de máxima importancia mantener el cuerpo bien hidratado, por lo que se debe consumir como mínimo 1.5 litros de agua al día. También puedes acompañar tus comidas con una copa de vino, siempre y cuando lo consumas con moderación.

10. El ejercicio debe ser rutinario
Mantener una actividad física constante es muy importante para conservar una buena salud, procura caminar más, subir escaleras, y si tienes la oportunidad de practicar algún deporte, hazlo, te divertirás y ayudarás a tu cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Ir al Inicio